Fiscal

La AEAT reabre la polémica: los hogares pagan mayores tipos que las empresas

Los hogares pagaron un tipo medio del 12,5% en IRPF sobre su renta bruta

El tipo efectivo en Sociedades es del 21,3% sobre base imponible y del 9,9% sobre el resultado contable

Eva Ruiz-Hidalgo

La AEAT reabre la polémica: los hogares pagan mayores tipos que las empresas

La Agencia Tributaria ha publicado el informe de recaudación de 2018. Unas conclusiones, meramente estadísticas, pero no exentas de polémica. Entre esos exhaustivos datos se encuentra lo que realmente pagan las empresas en Sociedades y lo que pagan los hogares.

El Gobierno se basa en esas conclusiones para justificar su intención de subir la imposición a las grandes empresas

Antes de entrar en las conclusiones más polémicasel informe de la Agencia Tributaria señala que en 2018 los ingresos tributarios alcanzaron los 208.685 millones, lo que supuso un crecimiento del 7,6%. Este incremento, advierte, está motivado por el cambio que se produjo a mediados de 2017 en las fechas de presentación del IVA de los contribuyentes acogidos al sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) y que desplazó ingresos de 2017 a 2018. Si se corrige este desplazamiento, los ingresos habrían crecido un 5,4%.

Entre las causas principales del crecimiento de los ingresos se encuentran el aumento de las bases imponibles y los positivos resultados de la declaración anual del IRPF.

Las bases imponibles de los principales impuestos crecieron un 6,1% en 2018, casi un punto por encima del crecimiento registrado el año anterior, y superando en nivel, por primera vez, el máximo alcanzado en 2007. El resultado de la evolución de las bases fue un aumento de los ingresos por retenciones del trabajo, por pagos fraccionados en el Impuesto sobre Sociedades y por el IVA que explican, entre los tres, un 90% del crecimiento registrado en 2018.

El resto del crecimiento se debió, básicamente, a los buenos resultados que se produjeron en la declaración anual del IRPF al liquidar el impuesto de 2017 (y, por tanto, ligados a rentas generadas en ese año) y que se tradujeron en un fuerte incremento de los ingresos y en el mantenimiento del importe de las devoluciones realizadas.

Tipos medios efectivos

El tipo medio efectivo sobre la renta y el gasto permaneció prácticamente en el mismo nivel de 2017, según indica la AEAT. En 2018 hubo algunos cambios normativos, pero se vieron compensados por la evolución de bases y precios. El tipo medio se mantiene casi inalterado en el entorno del 15% desde 2013. Si se observa solo el de las rentas brutas de los hogares en el IRPF, este tipo es del 12,5%.

Este último permaneció estable en 2018. Ello se justifica por que subió el tipo medio de retención en salarios y pensiones, un 1% en el primer caso y 2,2% en el segundo. Ambos incrementos se vieron limitados en la segunda parte del año, tras la aprobación de los Presupuestos, al ampliarse la reducción por rendimientos del trabajo con la consecuente reducción del tipo en los salarios y las pensiones inferiores.

Por último, un tercer elemento que influyó a la baja en el tipo, fueron las nuevas deducciones familiares, cuyo efecto solo será completo en la declaración anual (la ampliación de las antiguas deducciones familiares solo tuvo un pequeño efecto en las deducciones anticipadas en 2018 y otras, como los gastos de guardería, solo es posible aplicarlas en la declaración anual). Este último elemento es el que explica que, aunque el tipo medio no creciese en 2018, sí lo hiciera (un 1%) el tipo estimado sin incluir la cuota diferencial y las deducciones familiares.

El tipo efectivo del Impuesto sobre Sociedades en 2018 se situó en el 21,3% sobre la base imponible agregada y en el 9,9% si se calcula sobre el resultado contable positivo. En ambos casos supone un incremento respecto a 2017 que, en ausencia de cambios normativos, como es el caso, se debe atribuir a los efectos composición (las bases de las empresas con mayor tipo efectivo crecen más). En cualquier caso, el tipo en 2018 no se encuentra lejos de la media de los 10 últimos años.

Por último, en el IVA tampoco hubo cambios normativos significativos (solo la reducción del tipo en los cines y durante medio año) por lo que el tipo medio se mantuvo cerca del 15,3% que es el nivel al que se llegó tras las últimas subidas del tipo general y reducido en septiembre de 2012.

Gráficos relacionados