Fiscal

Y la banca se blindó ante el IAJD: la responsabilidad hipotecaria baja en 11 CCAA

Las autonomías también mueven ficha y suben tipos para lograr ingresos récord

Diez meses después, los bancos y las comunidades no han estado de brazos cruzados

Eva Ruiz-Hidalgo

Y la banca se blindó ante el IAJD: la responsabilidad hipotecaria baja en 11 CCAA

Cuando el Gobierno de Pedro Sánchez decidió en noviembre de 2018 por decreto que el IAJD de las escrituras de hipotecas lo pagara la banca, muchas voces se alzaron para advertir que los nuevos sujetos pasivos del impuesto, cedido a las CCAA, no se quedarían de brazos cruzados.

Diez meses después se puede evidenciar que los bancos han movido ficha, igual que la han movido los gobiernos regionales, principales destinatarios, junto a los clientes, de las novedades legislativas.

Entre las armas de la banca para repercutir el coste de cargar con el nuevo impuesto estaban, entre otras, las subidas en los tipos de interés de las hipotecas o bien las bajadas en las responsabilidades hipotecarias.

¿Qué ha pasado con los tipos de interés de las hipotecas? El INE ha publicado este miércoles datos sobre hipotecas, entre los que pone de manifiesto que el tipo de interés medio de estos préstamos en julio fue del 2,56%, un 1% inferior al registrado en julio del pasado año, con un plazo medio de 24 años. El interés medio al inicio fue del 2,28% para las hipotecas a tipo variable, lo que implica una caída del 3,4%. En los préstamos a tipo fijo se situó en el 3,01%, un 0,2% mayor.

Respecto a la segunda de las opciones para compensar una mayor carga tributaria en sus cuentas de resultados y con un menor impacto sobre el cliente pero de mayor consecuencia  en las arcas públicas regionales,  lo cierto es que en 11 comunidades autónomas  la responsabilidad hipotecaria ha bajado. Con este término se conoce a la cantidad máxima por la que responde un bien hipotecado para el caso en que el deudor no cumpliese con su obligación.

En la responsabilidad hipotecaria está todo aquello que se garantiza con el préstamo, sumando al capital prestado otros factores como los intereses ordinarios, de demora, costas judiciales, gastos… Por ejemplo si una entidad establece una responsabilidad hipotecaria del 135% para una hipoteca de 150.000 euros, el valor total sobre el que además recae el tipo impositivo de AJD sería de 170.250 euros. Por tanto, a menor importe de responsabilidad hipotecaria menor ‘peaje fiscal’.

Casualidad o no, la estadística de los notarios que mide la evolución de la ratio entre el capital del préstamo y la total responsabilidad por comunidades permite concluir que, en un año (de junio de 2018 a junio de 2019) ese indicador solo ha subido en Madrid, Extremadura, Baleares, Castilla-La Mancha, Aragón y Canarias.

Si se afina más en los datos, de las 11 comunidades en las que sube por ejemplo en La Rioja se da la circunstancia que el capital que prestan es mayor pero la responsabilidad hipotecaria es menor.

No obstante queda por ver cómo afectará la evolución de este dato  a las cuentas de las CCAA. Estas se las prometieron muy felices cuando elaboraron sus presupuestos para este año. El cambio legislativo les animó a subir los tipos de gravámenes, aprovechando que pasaba a pagarlos la banca, y a eliminar bonificaciones. De hecho pintaron un escenario de recaudación del ITP y AJD un 11,6% superior al de 2018. De cumplirse esas perspectivas, los 9.838 millones sería la mayor recaudación por estos impuestos desde 2008, cuando ascendió a 10.035 millones.

Y según los datos de ejecución presupuestaria mensual de las comunidades autónomas, que publica el Ministerio de Hacienda, a julio de 2019 la recaudación de esta partida ascendía a 4.978 millones, lo que significa que se habría logrado ya más de la mitad de los ingresos estimados.

CAMBIOS NORMATIVOS SEGÚN PROYECTOS DE PRESUPUESTOS

Los gobiernos regionales aprovecharon los cambios para incrementar la presión fiscal sobre el sujeto pasivo del AJD. Siete de ellas, Cataluña, Canarias, Asturias, Baleares, Murcia, Valencia y Castilla y León anunciaron tipos impositivos más altos y eliminar tipos reducidos y algunas bonificaciones del impuesto.

El caso más llamativo ha sido el de Cataluña. Fue la primera autonomía en tomar medidas ‘contra la banca’ eliminando los tipos reducidos. En verano dio otra vuelta de tuerca al impuesto y aprobó un decreto por el cual aumentaba del 1,5% al 2% el gravamen a la banca.

Además, entre las autonomías que elaboraron unos presupuestos de ingresos con mayores tasas de crecimiento se encuentran la mayoría de las que subieron el tributo. Así, Valencia prevé que esa partida crezca un 32%, seguida de Asturias (24%), Murcia (22,3%) y Canarias (18,7%).

Gráficos relacionados