Mis finanzas

La fiebre sostenible se queda en las gestoras: más de la mitad de los inversores y asesores la esquivan

Un 75% de los inversores británicos asegura no haber oído hablar nunca sobre inversión sostenible

En España, solo un 29% de las decisiones de inversión se toma con base en principios ASG

José Manuel Del Puerto

La fiebre sostenible se queda en las gestoras: más de la mitad de los inversores y asesores la esquivan

La fiebre por la sostenibilidad de las inversiones que atraviesa la industria en los últimos años parece tener un muy diferente grado de contagio entre gestoras y clientes. Mientras que es raro el día en el que no aparece un nuevo fondo o iniciativa para potenciar esta estrategia, más de la mitad de los inversores a escala mundial nunca ha escuchado hablar de ella. Más de la mitad de los asesores nunca ha hablado de ella.

Estas son dos de las duras conclusiones a las que llega un reciente estudio de la gestora suiza Vontobel, una de las más activas en el terreno de la inversión sostenible. Aunque cada vez son más las carteras que se apuntan a diseñar su reparto de posiciones, o parte de la misma, en atención a criterios de sostenibilidad ambiental, social y de gobernanza corporativa (ASG), las cifras muestran que el mercado está muy lejos de lo que se podría esperar a priori.

Mientras que más de 2.300 firmas de inversión se han sumado ya a los Principios de Inversión Responsable de la ONU, un 59% de los inversores ni siquiera conocen la posibilidad de adoptar estrategias ASG para su cartera, según muestran los datos del informe. En España, donde son muchas las gestoras que han realizado una amplia apuesta por esta modalidad de inversión en los últimos años, el porcentaje desciende, pero aún sigue siendo muy superior a la mitad del mercado: un 55% dice desconocer que estas herramientas están al alcance de su cartera.

Noruega, un país en el que la inversión responsable ha calado hondo en su fondo soberano, es el segundo donde menos siguen los criterios ASG en sus carteras

Sin embargo, es más preocupante el dato de mercados que se suponen más punteros en materia de inversión. En el caso de Reino Unido, meca europea de la industria de gestión de activos, el porcentaje de inversores que dicen desconocer la inversión ASG engorda hasta un abultadísimo 75%. Noruega, un país en el que el debate de la sostenibilidad ha llegado incluso a su fondo público de pensiones -el mayor fondo soberano del mundo-, son un 61% los que dicen no tener ni idea de que esto de la inversión responsable también va con ellos, si quieren.

El panorama es más alentador para la industria en los países en los que la inversión sostenible goza ya de una mayor penetración. En Brasil, el país que, según el estudio de Vontobel, cuenta con más adeptos a esta estrategia de inversión, el grupo que reconoce su desconocimiento total en la materia baja a un 46%. Y todavía sigue muy cerca del umbral de la mitad de la población inversora. En Italia Holanda, siguientes en el ranking de mayor difusión de los criterios ASG, la cota se queda en el 47% y el 52%, respectivamente.

Por lo que toca al patrimonio invertido, también hay diferencias. El estudio muestra que aquellos inversores con activos por más de 100.000 euros son los que mejor conocen este tipo de estrategias, pues solo un 33% dice no haber oído nunca sobre ellas. Sin embargo, la cifra se dispara al 61% entre los que tienen inversiones por menos de esa cantidad. Una brecha que pone de manifiesto la importancia del asesoramiento financiero, herramienta a la que habitualmente recurren con mayor asiduidad los patrimonios más elevados.

EL SILENCIO DE LOS ASESORES

En esta misma línea de discurso, parece ser que los asesores no están procurando una labor de ‘evangelización’ en sostenibilidad comparable a la que vienen desplegando las gestoras. Un 49% de los encuestados para el estudio de Vontobel considera que los intermediarios financieros, grupo en el que incluye a los asesores, “están atendiendo mal a sus clientes” en cuanto a inversión ASG.

El retrato de los asesores empeora si se pregunta a los que han dado el salto a esta estrategia por qué lo han hecho. Solo un 39% apunta hacia los intermediarios financieros como determinantes en el proceso para incluir inversiones sostenibles en su cartera. Un porcentaje que, aunque en tercera posición del ranking que resulta del estudio, se queda muy por detrás del papel que desempeñan familiares cercanos (58%) y amistades (42%).

Solo un 19% de los inversores a escala global dice haber mantenido alguna conversación sobre sostenibilidad con su asesor financiero de cabecera

Una de las derivadas de esta situación es que un 47% de los inversores a escala mundial asegura que le gustaría recibir más información sobre sostenibilidad para sus carteras de parte de sus asesores. Y es que solo un 17% de los encuestados por la gestora suiza en todo el mundo dicen haber recibido alguna propuesta de su asesor para incluir criterios ASG en su plan de distribución de activos. En este caso, España vuelve a situarse de nuevo mejor que la media, aunque con un todavía irrisorio 20%. Si el abanico se amplía a los que simplemente alguna vez han hablado con su asesor sobre este tipo de enfoque, el porcentaje global tan solo asciende al 19%.

Por lo que se refiere a la penetración de la inversión sostenible, Brasil es el referente mundial, pues un 44% de las decisiones de gestión en el país amazónico ya se toman con base en estos criterios. Muy cerca, Italia, con un 41%. Holanda (36%), Alemania (34%) y Francia (32%) completan la lista de países de la muestra de Vontobel que superan el umbral del 30%. España se sitúa en el 29% que marca la media mundial. Noruega (15%), Reino Unido (18%) y Portugal (19%), son los países en los que los apóstoles de esta reciente y desigual fiebre de inversión tienen más tarea por delante para convencer al mercado.

Gráficos relacionados