Materias primas

El oro acaricia los 1.300 dólares y aspira a más: los tres motivos de su optimismo

La onza de oro al contado, que en agosto cayó a los 1.175 dólares, cotiza a 1.290 dólares

El Consejo Mundial del Oro considera que el protagonismo del metal precioso crecerá en 2019

Pedro Calvo

El oro acaricia los 1.300 dólares y aspira a más: los tres motivos de su optimismo

El oro quiere reivindicar su posición en los mercados financieros en un contexto en el que la irrupción de las criptodivisas y el impacto de las históricas medidas de los bancos centrales lo habían dejado descolocado. Tras caer en agosto de 2018 hasta los 1.175 dólares, ahora roza los 1.300 dólares, algo que no ocurría desde junio. Y quiere más. 

Según el Consejo Mundial del Oro (CMO), el metal precioso está llamado a "desempeñar un papel cada vez más relevante en la cartera de los inversores" en 2019. Sustenta esta apreciación en tres argumentos

El primero, la inestabilidad financiera. "Creemos que en 2019 los inversores globales continuarán favoreciendo el oro como un diversificador efectivo para sus carteras y una protección contra el riesgo sistémico", apuntan.

El segundo, la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) y el comportamiento del dólar. Después de que las prisas de la Fed en 2018, ejercicio en el que elevó los tipos de interés en cuatro ocasiones, dieran nuevos bríos al dólar y eso pasara factura al oro, visto tradicionalmente como el antagonista del 'billete verde', el CMO vaticina que este año la entidad presidida por Jerome Powell se lo tomará con más calma, algo que frenará al dólar e impulsará al oro. 

Y en tercer lugar, desde el Consejo Mundial del Oro se pone en valor las reformas económicas estructurales que varios de los principales países compradores de oro, entre ellos varios emergentes como China e India, están llevando a cabo. Considerando que los mercados emergentes acaparan el 70% de la demanda de oro, concluyen que su mejoría servirá de sustento para el metal precioso. 

Gráficos relacionados