Entrevista

Cuál es la fórmula del éxito del mejor fondo de bolsa española

En un año en el que el Ibex 35 se deja un 6,6%, el fondo Gesconsult Renta Variable acumula subidas cercanas al 10%. Gonzalo Sánchez desvela la fórmula que ha convertido al fondo en el mejor de su categoría y que ha servido a la firma para entrar en el radar de los prestigiosos premios Citywire, que el próximo 4 de octubre elegirán a los mejores de la industria.

Clara Alba

Cuál es la fórmula del éxito del mejor fondo de bolsa española

Gonzalo Sánchez comenzó su carrera profesional en Caja Madrid como asesor de inversiones, para incorporarse después al equipo de productos estructurados de Banco Santander. En 2011 entró a formar parte del equipo de Gesconsult como analista financiero, para tomar las riendas del Gesconsult Renta Variable en noviembre de 2017 tras la salida de Alfonso de Gregorio de la firma. Desde entonces, el producto acumula una rentabilidad del 10%, ampliando al 73% el acumulado de los últimos 10 años.

Pregunta (P): El fondo que gestiona se ha convertido en el mejor de bolsa española en lo que va de año. ¿Qué filosofía de inversión sigue para diferenciarse de sus competidores?

Respuesta (R): Tenemos un sesgo value, pero no nos gustan las etiquetas. Al fin y al cabo, es de sentido común comprar algo por debajo de su valor. Lo que nos diferencia de otros gestores puramente value es que también usamos el análisis macroeconómico a través de tres asesores externos. Es un factor que, al final, siempre se traslada al sector y a las compañías en las que invertimos. Tampoco cerramos la puerta a incluir en cartera compañías de crecimiento, siempre que sean capaces de demostrar que sus expectativas son reales y creíbles. Para encontrar valor, es imprescindible un análisis por fundamentales, siempre orientado a la capacidad de las empresas a la generación y conversión de caja. La inversión se realiza con un horizonte temporal de largo plazo, pero somos dinámicos en la operativa diaria, estando muy atentos a los eventos del mercado.

P: ¿Cuál sería el mejor ejemplo en cartera de esa filosofía?

R: Sin duda, Cie Automotive. Con una rentabilidad del 15% este año, es un valor histórico en la cartera y actualmente ocupa la primera posición del fondo con un peso de más del 8% sobre el patrimonio total invertido.

P: Con rentabilidades que este año superan el 10%, ¿qué compañías han ayudado más al fondo a batir al índice?

R: La principal aportación ha venido por parte de Cie Automotive, pero también nos han ayudado otros pequeños valores como Ence, de la que hemos salido recientemente, o Europac (que había subido casi un 40% antes de la opa lanzada por la británica DS Smith). Gestamp y Almirall también han tenido una evolución muy positiva este año.

P: Repsol también se sitúa entre las 10 principales posiciones del fondo. ¿Han pensado en reducir su exposición al valor tras la salida del capital de la compañía de CaixaBank?

R: Nuestra estrategia con Repsol no cambia nada tras la salida de CaixaBank. Pensamos que la cotización de la petrolera puede verse afectada en el corto plazo, pero a la hora de la verdad, esa caída se verá compensada por los programas de recompra de la empresa.

P: Aunque su visión es de largo plazo, ¿cómo actúa cuando se producen momentos puntuales de tensión en valores concretos, como sucedió con Repsol?

R: No somos ajenos al día a día del mercado, y es evidente que aunque pensábamos que este año iba a ser más tranquilo en renta variable, han existido factores exógenos que han terminado por afectar a algunos valores en cartera. Cuando llegan esos momentos puntuales, lo mejor es pararse, mantener la calma y analizar lo que ha pasado. Si compruebas que una caída se produce por algo exógeno, puedes estar tranquilo. Al final se trata de estar en valores que en momentos de incertidumbre te transmitan tranquilidad a largo plazo, con objetivos de crecimiento claros y realistas.

P: ¿Cómo valoran la situación del sector bancario? ¿Tiene cabida en la cartera del fondo?

R: A principios de año estábamos bastantes pesimistas con BBVA y lo sacamos de cartera dando entrada a Bankinter. Dentro del sector, lo que buscamos son entidades con un balance muy diversificado y palancas de crecimiento, tirando hacia un sesgo nacional donde encajan valores como Bankinter o CaixaBank. Pero hay que estudiar muy bien las compañías, porque es un sector complejo. Por ejemplo, antes estábamos más positivos con Banco Santander, pero la agenda del año se ha complicado con la caída de las divisas en los mercados emergentes y con su negocio en Reino Unido, con un problema doble para la entidad por el Brexit y una incertidumbre de costes al que todavía no ha sabido darle solución.

P: ¿Cómo cree que afecta al sector el retraso en la esperada subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE)?

R: Creemos que en 2017 ya se puso sobre la mesa la perspectiva de una subida en los tipos de interés, por lo que ahora hay que buscar entidades que encuentren otros factores que sirvan de revulsivo para su cotización. Por eso nos gustan más CaixaBank o Bankinter. Otros, como Unicaja, dependen mucho más del margen de intereses para su negocio, pero valoramos muy positivamente el esfuerzo de su equipo gestor para la reducción de activos improductivos (NPAs). Lo que buscamos en el sector son balances sólidos y diversificados que no dependan de los tipos de interés para ser rentables.

P: ¿Qué le parecen los cambios en las cúpulas directivas anunciadas por BBVA y Banco Santander la pasada semana?

R: Cada casa hace sus movimientos según sus objetivos. En el caso del BBVA, la duda es si la llegada de Carlos Torres va a suponer un cambio para la entidad, pero es pronto para sacar conclusiones. En el caso de Andrea Orcel, se ha especulado mucho con la posibilidad de que ayude al Santander a llevar a cabo grandes operaciones de fusiones y adquisiciones. Pero este proceso me genera muchas dudas. Para que haya grandes fusiones transfronterizas primero debe existir una legislación homogénea. Si no, es imposible calcular hasta qué punto se pueden alcanzar sinergias en términos de costes.

P: Aunque parece prudente frente al sector, ¿cree que las recientes caídas en bolsa pueden suponer una oportunidad de entrada?

R: El momento de valoración es bueno, pero hoy por hoy estos valores dependen de factores exógenos que son complicados de prever, como la situación de los emergentes. Solo si hay mejora de las expectativas, el sector se verá favorecido.

P: ¿A cuánto asciende actualmente el nivel de liquidez del fondo?

R: Actualmente estamos invertidos al 85%. Empezamos el año al 91% y cerramos el primer trimestre den el 97%. Estamos esperando oportunidades, pero no me gusta que entre dinero para invertir inmediatamente toda la cartera. Siempre es bueno contar con liquidez para aprovechar las oportunidades que vayan surgiendo.

P: ¿Cómo valora la situación de la economía española?

R: Es cierto que se han producido rebajas en las estimaciones de crecimiento, pero hay que tener en cuenta que venimos de un pico muy fuerte. Creo que se trata de ajustes menores dentro de un proceso de expansión que sigue siendo bueno. Sin embargo, todo lo que está pasando en el tema político puede afectar. El problema vendrá si el gobierno se dedica a hacer operaciones más `de maquillaje¿ que estructurales.

P: Usted asumió el control del fondo con la salida, tras 15 años en la casa, de Alfonso de Gregorio en noviembre de 2017, ¿ha cambiado algo el estilo del producto?

R: La verdad es que no hemos hecho cambios sustanciales. Antes de tomar las riendas del Gesconsult Renta Variable, llevaba toda la parte de análisis del sector papel, de inmobiliaria, farmacéuticas y de bancos. De hecho, de las diez principales compañías en cartera, ocho las cubría yo directamente, con lo que conozco a la perfección la composición del fondo. Teníamos cogida la medida a la cartera y la filosofía sigue siendo la misma: pescar en aguas revueltas con un horizonte de largo plazo.

Gráficos relacionados