Mercados

Así se preparan las manos fuertes del mercado para la 'Guerra comercial'

La exposición de la economía alemana al comercio internacional le pasa factura

La sanidad y las materias primas, cara y cruz de la asginación por sectores

José Manuel Del Puerto

Así se preparan las manos fuertes del mercado para la 'Guerra comercial'

La caja de truenos de la guerra comercial se ha reabierto. De momento, la batalla no ha pasado de las balas de fogueo, pero las manos fuertes del mercado ya han comenzado a preparar sus carteras por si la cosa pasa a mayores. Estos son ahora sus activos, sectores y geografías favoritas para encarar lo que pueda estar por venir entre EEUU y China.

El aviso a navegantes es claro: nunca antes tantos grandes gestores de carteras tenían contratadas coberturas frente a una caída drástica de los mercados a tres meses vista. Así lo revela la Encuesta de Gestores de Fondos de Bank of America. Más de un tercio de los encuestados por el ‘CIS’ de la inversión ha incluido entre sus posiciones activos o derivados para paliar este posible descalabro a corto plazoMáximo histórico para esta estrategia.

Sin embargo, los gestores internacionales siguen confiando en el potencial de la renta variable, y por eso su estrategia no ha pasado por hacer caja para ganar liquidez. El dinero en el bolsillo se mantiene en una media del 4,6% de la cartera por tercer trimestre consecutivo. Incluso después del enésimo órdago de Trump con la última subida de aranceles a productos chinos. No obstante, sí que sube en siete puntos porcentuales con respecto al mes pasado, hasta el 33%, el grupo de gestores que se decanta por sobreponderar esta opción.

Las conclusiones de la Encuesta a Clientes de Banca Privada de primavera de JP Morgan concuerdan con esta visión. “Muchos inversores están comenzando a adoptar un enfoque de inversión más defensivo a pesar de que el sentimiento inversor no ha sufrido grandes cambios”. En este sentido, todavía un 39% de los grandes patrimonios europeos siguen marcando la renta variable como el activo con más probabilidades de revalorización a un año vista, porcentaje que en el caso de los inversores españoles se eleva hasta un más optimista 54%, según el estudio.

"Muchos inversores están comenzando a adoptar un enfoque de inversión más defensivo a pesar de que la renta variable sigue siendo su activo favorito"

En esta misma línea de discurso, un 11% neto de gestores preguntados por Bank of America sigue aconsejando sobreponderar la bolsa, lo que la mantiene como el activo favorito del mercado. Los mercados emergentes, que en un primer momento podrían quedar más al margen de los efectos de la guerra comercial entre potencias, se convierten en la región favorita de inversión con un 34% de recomendaciones de sobreponderar. Según el estudio mensual del banco americano, Reino Unido se convierte en el mercado a evitar, con un 28% neto de consejos de infraponderar.

Si bien el fantasma del Brexit sin acuerdo con la Unión Europea sigue atenazando el ánimo inversor sobre las acciones británicas, los grandes gestores penalizan a aquellas economías más fundamentadas en el comercio internacional. En este contexto se entiende que, aunque Alemania siga siendo el país favorito de Europa para invertir según los encuestados de Bank of America, haya sido también el que más popularidad ha perdido entre los gestores: de un 45% neto de consejos de sobreponderar, a quedarse con solo un 23% de estas recomendaciones.

De hecho, todos los países europeos que recoge el estudio pierden preferencia entre unas carteras que comienzan a prepararse para la eventual llegada de la artillería pesada. Y no es de extrañar, pues Bruselas y EEUU siguen sin cerrar acuerdo alguno que salvaguarde sus transacciones comerciales, claves para sectores como el automovilístico. En el caso de España, que repite como segundo favorito de la región para los gestores internacionales, la caída es del 13% al 9%. Y eso que el país se había salvado del regreso a activos refugio en otros episodios recientes de tensión financiera.

Por si quedaba alguna duda de qué asusta a los grandes de la inversión, ellos mismos lo explican. La Encuesta de Gestores de Fondos señala que en un 37% se apunta a la guerra comercial como el principal riesgo para el desempeño alcista de los mercados. Ningún otro factor preocupa tanto como este, y así ha sido en 11 de los últimos 12 meses.

MEDICINAS, INMUEBLES Y TELÉFONOS

La excepción se produjo precisamente el pasado abril, cuando preocupó algo más la posibilidad de un frenazo económico en China. Este factor, muy vinculado con la batalla de los aranceles, ocupa este mayo la segunda posición, con un 16% de las respuestas de los expertos. La política estadounidense es tercera con un peso del 12% que no es de extrañar conociendo cómo se las gasta el presidente Donald Trump a golpe del tándem tuit más decreto.

Con este telón de fondo no resulta de extrañar que la industria farmacéutica sea el segundo sector favorito de las manos fuertes del mercado, solo por detrás de la tecnología. Dos posiciones que ya habían adquirido el mes pasado, cuando ya comenzó a preocupar a los gestores la posibilidad de tensiones en la mesa de negociación EEUU-China que finalmente se han producido ahora.

Las compañías de materias primas, uno de los focos de la lucha de Trump frente a las importaciones a bajo precio, han pasado de la octava a la décima posición del ranking. La penúltima en el baremo de la Encuesta de Gestores de Fondos y con un consejo neto de infraponderar de más del 10%.

Las cifras que JP Morgan baraja de grandes patrimonios a esta orilla del Atlántico señalan que un 24% de los clientes “están saliendo de sectores muy cíclicos” para pasar a apuestas de largo plazo en salud y, precisamente, tecnología. Además, un 20% de los encuestados se decanta por engordar posiciones en sectores de mayor corte defensivo como ‘utilities’, inmobiliario y telecomunicaciones. No obstante, el camino que más clientes (33%) de la entidad neoyorquina señalan es el de apostar por activos de mayor calidad sin rotar de sector como amortiguador suave ante las turbulencias que podrían estar por venir.

Gráficos relacionados