Mis Finanzas

"¿Puedo invertir con 500 euros?": cómo empezar desde muy poco dinero

Cada vez hay más opciones en el mercado para invertir con poco dinero ahorrado

Los gestores automatizados son una alternativa para las personas con patrimonios más pequeños

Vicente Varó (Finect)

"¿Puedo invertir con 500 euros?": cómo empezar desde muy poco dinero

¿Puedo empezar a invertir con 500 euros? Me gustaría hacerlo ya, pero no sé con cuánto dinero me aconsejan…”. Hasta hace unos años era difícil leer una pregunta así, porque el dinero se dejaba en la cuenta corriente y el banco nos ofrecía intereses. Pero ahora todo ha cambiado. Las cuentas ya no pagan y si queremos rentabilidad no queda más remedio que invertir. 

Existe el mito de que para poder ganar dinero con la inversión hay que tener un gran conocimiento financiero, mucho tiempo y, sobre todo, realizar un gran desembolso. Solo los más atrevidos se lanzaban a seleccionar acciones concretas, normalmente españolas, con las que intentar obtener rentabilidad. 

Esto tenía dos problemas importantes. Por un lado, se trataba casi de una apuesta al rojo o negro en uno o muy pocos valores, con lo que el inversor quedaba expuesto a perder dinero si a esa empresa le iba mal. Por otro, si se empieza con muy poco dinero, las comisiones del bróker se acaban comiendo nuestro dinero y es necesario obtener mucha rentabilidad para compensarlas. 

Sin embargo, cada vez hay más opciones para aquellos que cuentan con poco dinero ahorrado y buscan una solución sencilla y barata para empezar a invertir. E incluso, para hacerlo asesorado, ya sea por un gestor profesional de fondos de inversión… O por un robot.

Por un lado, gracias a los avances tecnológicos, los gestores automatizados (conocidos también como roboadvisors) se han convertido en una alternativa para aquellos con patrimonios más pequeños que necesitan ayuda a la hora de configurar su cartera de inversión.

¿Cómo funcionan? Lo primero que el cliente tiene que tener claro es cuál es su objetivo financiero y, después, ajustarlo a su perfil de riesgo. Una vez aclarados estos puntos, los roboadvisors se apoyan en algoritmos para invertir el dinero en una cartera de fondos de bajo coste (normalmente indexados, es decir, que replican un índice de bolsa o renta fija). Aunque en algunos casos también hay un equipo humano de análisis que complementan o corrigen con su visión la propuesta que sale del modelo.

¿Cuáles son más accesibles? Entre las alternativas de gestión automatizada en España, el servicio Invertimos por ti de Openbank permite invertir en carteras de fondos diversificadas desde 500 euros, mientras que Popcoin (de Bankinter) o Indexa Capital tienen un mínimo de 1.000 euros, como se puede ver en el comparador de roboadvisors de Finect.

También han ido apareciendo en los últimos meses la opción de los fondos perfilados de bajas comisiones. Es decir, servicios en los que el cliente contrata un sólo fondo, según su perfil de riesgo, que a su vez invierte en fondos indexados o ETFs, que al ser más baratos reducen las comisiones y no se comen buena parte de la inversión. 

ING lanzó este año su Inversión Naranja Plus, en el que no hay mínimo de inversión; Caixabank su servicio Smart Money, al que se puede acceder desde sólo 500 euros, y MyInvestor, de Andbank, ofrece fondos para 5 perfiles de riesgo distintos a partir de 10 euros de inversión. Todos ellos, con costes muy inferiores a lo habitual en los grandes bancos.

TAMBIÉN LOS FONDOS

En el mundo de los fondos de inversión, también se puede encontrar cada vez más opciones ‘económicas’ y con mínimos muy bajos para tener carteras diversificadas. Un ejemplo es Baelo Patrimonio, que invierte en los principales activos, con una comisión de gestión por debajo del 0,5% ahora que ha superado los 25 millones de patrimonio, y que no tiene inversión mínima. 

En todas estas soluciones, hay que tener en cuenta no obstante que no son propuestas personalizadas a la situación concreta de cada inversión, sino basadas en unos perfiles de riesgo genéricos que pueden no adaptarse a las necesidades de cada uno. 

Quienes precisan un asesoramiento personalizado y presencial pueden plantearse contratar un asesor financiero, aunque para optar a estos servicios sí es necesario contar con un volumen de inversión más elevado, si bien no tanto como popularmente se cree. Por ejemplo, en Micappital ofrecen servicios de asesoramiento desde 1.000 euros. 

Cada vez más opciones para los inversores que necesitan obtener algo de rentabilidad para su dinero, por poco que sea. Eso sí, antes de elegir, será clave conocer bien nuestro perfil inversor para saber realmente cuánto riesgo y qué tipo de carteras debemos elegir

Conoce tu perfil inversor:

Gráficos relacionados