Mis finanzas

Mileuristas e inversión: cinco opciones para sacar partido a tus ahorros

Existe una gran variedad de productos de inversión con requerimientos de capital inicial muy bajo

La selección dependerá del objetivo de rentabilidad y de permanencia entre otros factores

Carmen Alba (Finect)

Mileuristas e inversión: cinco opciones para sacar partido a tus ahorros

Existe el mito de que para poder ganar dinero con la inversión hay que realizar un gran desembolso. No nos equivoquemos, la inversión también es cosa de mileuristas. De hecho, es un perfil que se repite en nuestro país y gracias a la llegada de las nuevas tecnologías y los diferentes métodos de inversión, los mercados están al alcance de todos, tanto de pequeños como de grandes ahorradores.

El gran reto es saber dónde y cómo encontrar productos que permitan un modelo de ahorro periódico sin asumir demasiado riesgo. Aunque lo recomendable en estos casos es contar con la ayuda de un asesor financiero, existen varias opciones de inversión a las que es posible recurrir.

Cuentas remuneradas y depósitos

Este tipo de producto es ideal para aquel inversor que busque mantener los ahorros en el tiempo sin que la inflación haga de las suyas. Normalmente, suele ser un perfil conservador: al asumir poco riesgo, esta opción genera solo un pequeño rendimiento y solo a corto plazo, sobre todo, teniendo en cuenta el nivel de los tipos de interés actuales.

Las entidades bancarias suelen tener promociones con las que ofrecen remuneraciones que pueden llegar hasta el 5% TAE (como las cuentas remuneradas de CaixaBank, Ibercaja o Bankinter), por un periodo de entre 12 y 24 meses, y con un saldo máximo a remunerar (entre 5.000 y 15.000 euros aproximadamente). Con este tipo de productos se podría llegar a obtener, en el mejor de los casos, en torno a los 500 euros de beneficio si se cumplen requisitos.

¿Tienes un depósito? Averigua con que fondos ganar más

Fondos de inversión

¿Fondos de inversión para mileuristas? Sí, ya que existen fondos para perfiles conservadores (monetarios o garantizados) y otros más arriesgados (fondos de renta variable). Otra de las ventajas que ofrecen estos productos es que permiten tener una cartera diversificada por zonas geográficas, sectores… Lo que sí hay que tener en cuenta es que los fondos de inversión no son un producto para el corto plazo, sino para obtener una rentabilidad mayor que la cuenta remunerada a un medio y largo plazo.

"Para un capital modesto, lo recomendable es invertirlo a través de un vehículo de inversión colectiva, ya sea un fondo de inversión, un ETF... en función de su perfil de riesgo. De esta manera, se podrá diversificar la inversión y beneficiarse de las diferentes ventajas que ofrecen como el ahorro en costes, gestión de un equipo profesional de gestores, acceso a diferentes sectores, países, tipos de activos, entre otros", explican desde Consul Capital Gestores.

Tal y como afirman desde Consul Capital Gestores, los fondos indexados (conocidos también como ETF) están ganando cada día más popularidad entre los inversores. Su auge se debe, principalmente, al ahorro de costes, ya que las comisiones por contratar este tipo de productos son mucho más reducidas respecto a los fondos de inversión tradicionales que requieren una gestión activa. ¿Cómo funcionan? Estos fondos replican el comportamiento de un índice concreto (el Ibex 35, el S&P 500…).

Acciones de bolsa

Sin duda, los títulos de bolsa solo son aptos para los inversores más arriesgados. Hay que tener en cuenta que la volatilidad tiene una gran influencia en los mercados y que esto puede incurrir en pérdidas fácilmente. Por ello, la paciencia es la mejor amiga del inversor inteligente. Tal y como indica Ferrán Pajuelo, de Ginvest AM: “La esquizofrenia de los mercados a corto plazo no puede controlarse, en cambio la volatilidad puede medirse y, en el largo plazo, la incertidumbre se disipa”, puntualiza.

No obstante, a la hora de elegir invertir en una acción es interesante tener en cuenta los dividendos, ya que muchas compañías premian a sus accionistas con retribuciones periódicas a lo largo del año y, dependiendo de la empresa, este pago será mayor o menor.

En toda estrategia de inversión, hay que tener un marco de toma de decisiones coherentes, es decir, intentar evitar las valoraciones subjetivas o ligadas a las emociones. “Ante situaciones de volatilidad, la reacción más habitual del ser humano es huir o en este caso vender la totalidad de la posición. En esas situaciones nosotros reflexionamos con calma. Aunque sea complicado, debes asimilar que estas situaciones son parte de la inversión, sobre todo, en el largo plazo”, añaden desde Solventis.

Gráficos relacionados