Opinión

Buenos tiempos para los emergentes

pilar-aranda-bankinter-popcoin

Pilar Aranda

pilar-aranda-bankinter-popcoin

Pilar Aranda

Buenos tiempos para los emergentes

2018 fue un año para olvidar, en lo que se refiere a inversión, en la mayor parte de los países emergentes. Desaceleraron su crecimiento económico, mantuvieron sus desequilibrios internos, la guerra comercial les impactó directamente -sobre todo a China- y la subida de los tipos en EEUU y la fortaleza del dólar provocaron una salida de flujos de inversión. 

Sin embargo, 2019 se presenta mucho más prometedor, puesto que existen importantes catalizadores: las valoraciones son más atractivas y el tono' dovish' con el que nos sorprendió la Reserva Federal, y la consiguiente posposición de subidas de tipos de interés, permitirán más facilidad en su financiación exterior. Y en este contexto, ¿qué han hecho sus bancos centrales? Adoptar también una actitud más suave: el Banco Central de China ha inyectado liquidez, el Banco Central de la India ha reducido inesperadamente sus tipos de interés y el mercado ya descuenta nuevos movimientos de reducción también de tipos en países como China, Turquía o Argentina. 

Como referencia, desde que comenzó el año, el Índice MSCI Emerging Markets ha subido un 8,6% y las divisas han recuperado fuerza tras el nefasto 2018: el MSCI EM Currency ha avanzado un 2%. Todo ello en un contexto de menor volatilidad. 

"Entre todos ellos, y por prioridad, nuestra recomendación sería tomar posiciones en Brasil e India"

Aunque el entorno es claramente más benigno, conviene extremar la cautela y ser más prudentes que nunca con la selección de activos. Hay una gran diferencia entre las fases del ciclo en la que cada uno de dichos países se encuentran inmersos y una disparidad en los retos que enfrentan. Entre todos ellos, y por prioridad, nuestra recomendación sería tomar posiciones en Brasil e India.

Brasil es nuestra principal recomendación de inversión en el universo emergente. El nuevo Gobierno ha sido bien recibido por el mercado, entre otros motivos por su ambiciosa agenda reformista que incluye aspectos clave para el país como pensiones, privatizaciones o rebajas impositivas. Además, la inversión extranjera está aumentando con fuerza y la confianza también, lo que debería impactar positivamente en los indicadores económicos en los próximos meses.  

India, por su parte, presenta el PIB más dinámico del mundo, con ritmos de crecimiento superiores al 7% y, además, las condiciones de financiación se han moderado. En un entorno en el que su banco central ha procedido, por sorpresa, a reducir los tipos de interés de referencia hasta el 6,25% desde el 6,50% previo. Además, el nuevo Gobernador del banco central, Shaktikanta Das, podría ser más proclive a flexibilizar los requerimientos de capital de la economía y la concesión de préstamos. Veremos qué ocurre. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que la inflación, uno de los problemas tradicionales para el país, se ha moderado hasta el 2% (por debajo del objetivo del Banco Central, el 4%).

A pesar de que goza de fortaleza, el país se enfrentará a varios retos en los próximos meses, lo que está provocando que el Sensex (ha caído en torno a un 0,5% en el último año) esté experimentando una evolución más débil que otros índices de referencia. En primer lugar, las elecciones previstas entre abril y mayo. En ellas, la permanencia del actual primer ministro, Narendra Modi, del Partido Bharatiya Janata, no está asegurada. Creemos que, en caso de no repetir mandato, el riesgo político terminará siendo reducido porque tomaría el relevo el tradicional Partido del Congreso, pero el proceso de reformas en marcha resulta ya irreversible.

"No recomendaríamos tomar posiciones en China. El crecimiento se mantiene, pero desde hace bastantes trimestres se aprecian síntomas de desaceleración"

En los años de Gobierno de Modi, el país ha conseguido introducir varios hitos importantes: un objetivo de inflación, algo fundamental para un país acostumbrado a tener un nivel de precios elevado; reforma de la energía; control del déficit fiscal; mejora del entorno empresarial; un marco para insolvencias y la introducción de un sistema fiscal y de control de impuestos (GST). Por otra parte, figura su elevada dependencia del precio del petróleo, lo que afecta directamente en su alto déficit comercial. 

Finalmente, en cuanto a China, no recomendaríamos tomar posiciones en este país. El crecimiento económico se mantiene, pero desde hace bastantes trimestres se aprecian síntomas de desaceleración. A ello se unen las tres burbujas de las que tantas veces hemos advertido: crédito, bolsas y sector inmobiliario. Por otra parte, es el gran perjudicado de la disputa comercial con EEUU, algo fundamental para China porque es su principal socio comercial.

Una visión que reflejamos en la composición de las carteras de Popcoin. Pensamos que es un buen momento para estar posicionados en emergentes, pero solo para aquellos perfiles con mayor tolerancia al riesgo. Recomendamos tomar posiciones en Brasil, con el fondo BNY Mellon Brazil EQ. En segundo lugar, India presenta buenas perspectivas y se puede invertir en el país con el fondo Goldman Sachs India Equity. Dos posiciones estratégicas para aprovechar la evolución de los emergentes.


* Pilar Aranda, analista de Bankinter para Popcoin

Gráficos relacionados