Opinión

Automovilísticas: ¿oportunidad de inversión o trampa de valor?

antonio aspas

Antonio Aspas

antonio aspas

Antonio Aspas

Automovilísticas: ¿oportunidad de inversión o trampa de valor?

Si vemos la valoración a la que cotiza los principales sectores bursátiles, hay dos sectores que cotizan con un importante descuento, el primero es el sector bancario y el segundo es el sector de automoción. En este artículo quiero centrarme en el sector de autos, dejando el sector bancario para un futuro artículo.

Las valoraciones de los principales fabricantes de automóviles de Europa, tales como Renault, Volkswagen, PSA, BMW, Mercedes o Fiat, tanto desde un punto de vista de múltiplos como de suma de partes son escandalosamente bajas. Todos estos fabricantes cotizan a multiplicadores sobre beneficios del entorno de las 5 veces, frente a las 12 veces del Eurostoxx, pero es que si vemos la suma de partes también nos sale que las compañías cotizan a precios de derribo.

Veamos como ejemplo el caso de Renault, el cual es extensible al resto de fabricantes. Renault capitaliza 17.000 millones de euros y si restamos la caja que tiene, el  43% que posee de Nissan, el 1,5% que posee de Daimler y la valoración de su financiera de coches ya obtendríamos más de ese importe, por lo que tendríamos que nos están regalando todas las fábricas y plantas industriales que tiene en el mundo.

"El sector cotiza con un importante descuento, pero se enfrenta a importantes desafíos que hacen que sea difícil saber si supone una gran oportunidad o una trampa de valor"

Ante esta valoración, debemos plantearnos cuál es el motivo para que el sector cotice a estos múltiplos y vemos que el sector se enfrenta a tres cambios estructurales de profundas consecuencias:

1) Cambio del coche de gasolina al coche eléctrico: la entrada de Tesla y la presión de los gobiernos han supuesto que los fabricantes han tenido que acelerar el desarrollo del coche eléctrico, por lo que se enfrentan a un fuerte gasto en inversión y a una reducción de márgenes en los próximos año.

2) Menor volumen de ventas de coches: el número de jóvenes que obtienen el carnet de conducir lleva más de 10 años en continua caída, lo que junto a la introducción del coche compartido, con servicios como Uber, Emov, Cabify o Blablacar entre otros, debería suponer una reducción del número de coches vendidos en el corto-medio plazo.

3) Introducción del coche autónomo: la introducción del coche autónomo supondrá un cambio de imprevisibles consecuencias para los fabricantes, ya que por un lado aumentará el número de competidores, siendo clave quién desarrollará esa tecnología en primer lugar de forma eficiente y por otro debería suponer una fuerte bajada del número de vehículos vendidos, ya que, sin conductor, el uso compartido del vehículo sería mucho más eficiente.

En resumen, vemos que el sector cotiza con un importante descuento, pero a su vez se enfrenta a importantes desafíos en el futuro que hacen que sea difícil saber si invertir en el sector es una gran oportunidad o una trampa de valor, también para nosotros. En B&H, pese a las bajas valoraciones y por un criterio de prudencia hemos preferido salir del sector.

*Antonio Aspas, socio de Buy & Hold 

Gráficos relacionados