Opinión

China, a la cabeza de la carrera tecnológica: oportunidades de inversión

schwarz mainfirst

Frank Schwarz

schwarz mainfirst

Frank Schwarz

China, a la cabeza de la carrera tecnológica: oportunidades de inversión

Un proverbio chino dice: "Cuando sopla el viento del cambio, unos construyen muros, otros molinos". China ha decidido construir molinos de viento, tanto literal como figurativamente. China es el líder mundial en generación de energía eólica, con la mayor capacidad instalada y un rápido y continuo crecimiento en nuevas turbinas eólicas. Esto forma parte de una de las muchas iniciativas figurativas para construir molinos de viento de su plan estratégico con el que pretende aprovechar esta tendencia y lograr el progreso económico.

Parte del plan estratégico 'Made in China 2025' consiste en fabricar productos de alta calidad y hacer la producción más eficiente y ecológica. Compañías cómo Honor y Oppo -proveedores locales de smartphones- se igualan a Apple y Samsung en términos de calidad y de satisfacción sobre sus productos, pero son significativamente más baratos y así muestran cómo de avanzado está este plan. Huawei pudo seguir el ejemplo con su versión de teléfono móvil plegable pocos días después de la presentación de este producto por parte de Samsung. La posición se hace aún más clara si se tiene en cuenta que si se excluyera al proveedor de red Huawei de la expansión del internet de alta velocidad 5G en Europa, es casi seguro que el despliegue tardará dos años más.

Yendo hacia delante

La ecología y la eficiencia son una de las razones del empuje de los vehículos eléctricos (VE). Aquí China ya tiene un gran camino andado. Dado que la movilidad electrónica se considera una industria de importancia estratégica, el Gobierno especifica claramente el porcentaje de vehículos eléctricos e híbridos que debe alcanzar en 2025, es decir, el 25%. Para 2018, la cuota era del 8% y ahora está aumentando constantemente. Aquellos que no cumplan el objetivo de la cuota tendrán que comprar certificados medioambientales. Además, la promoción de los vehículos eléctricos está vinculada al hecho de que las baterías deben fabricarse localmente. La compañía insignia de la iniciativa es el mayor y más exitoso fabricante de automóviles chino, BYD. En cuanto al número de vehículos eléctricos producidos, ya es el líder del mercado mundial. BYD también tiene su propia producción de baterías.

En Shenzhen, la sede de BYD, que ha pasado de ser una aldea de pescadores a una gran metrópoli, todos los autobuses públicos diésel ya han sido cambiados por 17.000 autobuses eléctricos. Este proceso también se está llevando a cabo con los taxis. Para 2019, la oficina industrial y de información de la ciudad ha anunciado la construcción de 1955 estaciones base 5G como parte de un proyecto piloto.

Aprovechar los nuevos avances

Como inversores, seguimos activamente los nuevos desarrollos y estamos atentos al momento en que los enfoques tecnológicos están a punto de conquistar el mercado. Vemos a China como un mercado interesante por tres razones: además de sus claros objetivos estratégicos y medidas de implementación consolidadas, tiene una gran población con un consumo creciente de una clase media en evolución. Y asumimos que cada vez más compañías chinas estarán entre las 20 firmas más grandes del mundo. Alibaba y Tencent ya se cuelan entre las cinco empresas con mayor capitalización bursátil y Alipay y Didi ya se encuentran entre las 15 primeras. Otros actores menos conocidos, pero bien posicionados, son el servicio de reparto de alimentos Meituan Dianping, líder del mercado en su sector, y la empresa de comercio electrónico Pinduoduo, que permite a los usuarios hacer pedidos en grupo y, por tanto, pagar precios más bajos debido al descuento por volumen. 

Estas son sólo algunas de las formas en que China está aprovechando el viento del cambio y cómo los inversores pueden beneficiarse de interesantes oportunidades de inversión, ya que tanto las empresas chinas más establecidas como las recién llegadas disfrutan de altas tasas de crecimiento: Alibaba creció un 41% y Tencent un 28% en 2018. El crecimiento de Pinduoduo se sitúa actualmente en el 300% anual y el de Meituan Dianping en el 80%. Y seguramente aún queda mucho por venir.

* Frank Schwarz, gestor de renta variable global de MainFirst 

Gráficos relacionados