Opinión

¿Renta fija? Sigue siendo interesante

frank-lipowski

Frank Lipowski

frank-lipowski

Frank Lipowski

¿Renta fija? Sigue siendo interesante

El hecho de que (muy a menudo) ya no haya rendimientos de intereses no significa que no valga la pena invertir en activos financieros nominales. No obstante, los inversores que aún quieran ganar algo de dinero en el mercado de renta fija tienen que buscar nuevas maneras. Deben olvidarse del 'cupón anual': ya no basta con limitarse a comprar un bono con una buena calificación y mantenerlo hasta su vencimiento. 

Muchos inversores aún contaban en el último año con que los tipos subirían y ahora están dando un giro. La nueva situación puede llevar a irregularidades en la estructura de la curva de rendimientos. Por lo tanto, algunos bonos podrían negociarse por debajo de su valor razonable. Si los tipos siguen cayendo, los títulos de renta fija podrían revalorizarse. Además, la variedad de las distintas clases de bonos y de vencimientos puede presentar oportunidades. 

Estas solo pueden aprovecharse con una estrategia de inversión activa y flexible que explote todas las posibilidades de rendimiento de esta clase de activos. La renta fija es más predecible que la renta variable y puede contribuir a estabilizar el valor de una cartera. Y en el mejor de los casos, mediante una estrategia de inversión activa y oportunista, ofrece el potencial de unos rendimientos interesantes a largo plazo, incluso en tiempos de intereses en mínimos históricos.

Un vistazo al potencial de rendimiento total muestra si una inversión vale la pena. Este puede obtenerse, además del cupón anual, de eventuales subidas de precios gracias a una mejora de la calidad crediticia o una variación del nivel de tipos. Una posible fuente de rendimiento es, por ejemplo, el denominado efecto de 'roll-down': con una curva de tipos de pendiente positiva -si no varían las demás condiciones-, al acercarse el vencimiento, aumenta automáticamente el precio. Un inversor activo puede utilizar esta plusvalía como una fuente de rendimiento. 

El universo de inversión de la renta fija es muy superior al de las acciones. Los inversores pueden, por ejemplo, comprar títulos que no existen en el segmento de renta variable: los Estados emiten bonos, pero no acciones. Y para las empresas individuales, pueden elegir entre una variedad de tipologías de bonos diferentes, mientras que para las acciones generalmente solo las hay ordinarias y preferentes. Sin embargo, estas ventajas solo pueden aprovecharse con una gestión activa.

* Frank Lipowski, Gestor del fondo Flossbach von Storch Bond Opportunities

Gráficos relacionados