Planes de pensiones

Un plan de pensiones de bajo riesgo para preservar patrimonio con Allianz Popular

La proliferación de tipos negativos se ha convertido en un gran reto para los gestores de renta fija

La economía mundial se sigue ralentizando mientras las bolsas siguen sumando récords

Paula Mercado (VDOS)

Un plan de pensiones de bajo riesgo para preservar patrimonio con Allianz Popular

El año está resultando atípico en cuanto a la asimetría en el comportamiento de los mercados y de la economía global. Mientras que los mercados están teniendo un comportamiento netamente positivo en la mayor parte de activos, la economía global se está ralentizando progresivamente con las tensiones comerciales como principal factor de incertidumbre.

En Europa, tenemos el Brexit dilatándose en el tiempo sin terminar de concretarse y a Alemania, la mayor economía de la región, amenazada de recesión. Además, los sucesivos cambios de gobierno en Italia y un largo periodo de gobierno en funciones en España. A nivel regional, el relevo en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) y de los principales órganos de gobierno de la Comisión Europea también añade incertidumbre a los meses futuros.

La política monetaria, nuevamente expansiva, de los principales bancos centrales, ha supuesto, por otra parte, que un elevado porcentaje de la deuda disponible en el mercado ofrezca rendimientos negativosdificultando aún más la labor de los gestores de fondos de renta fija. Un entorno difícil para este tipo de activo que está llevando a un buen número de inversores a asumir mayores niveles de riesgo.

Pero esto es algo que los inversores en planes de pensiones del sistema individual, con perfil de riesgo bajo o fecha de jubilación cercana, no pueden o no deben permitirse. Para este tipo de inversores la prioridad no debería ser la obtención de rentabilidad, sino la conservación del patrimonio.

Uno de los planes que puede cumplir con este objetivo es Allianz Renta, que en el año se revaloriza un 1,8% y que muestra un historial positivo de rentabilidades, o superior a la media de su categoría, en los últimos cinco años

Su cartera se invierte al 100% en renta fija, incluidas emisiones con duración no superior a dos años. Los emisores pueden ser tanto públicos como privados, con diferentes plazos de vencimiento, preferiblemente inferiores a 18 meses, todos ellos de reconocida solvencia y alta calificación crediticia. Existe la posibilidad de invertir en divisas distintas al euro.

Su estilo inversor es muy ‘top down’. El nivel de duración de la cartera, el posicionamiento en los diferentes plazos de la curva y la elección de bonos, se decide a partir de la visión del equipo gestor respecto a la evolución del ciclo económico y de la política monetaria.

El equipo de renta fija y distribución de activos de Allianz Popular Pensiones es el encargado de la gestión de este plan, con Javier Escárate Romo como gestor principal. Cuenta con una larga trayectoria de gestión, tanto en fondos de renta fija como garantizados, monetarios y fondos de fondos, con más de 12 años de experiencia en inversiones.

Su proceso de inversión parte de la situación macroeconómica global, de las políticas monetarias que siguen los principales bancos centrales y de su expectativa de evolución de ambas a la hora de posicionar la cartera en plazos de curvas y decidir su nivel de duración, apoyándose también en el uso de instrumentos derivados.

MÁS PERIFÉRICOS

La cartera, a nivel geográfico, está mayoritariamente posicionada en bonos de la Eurozona, tanto soberanos como de compañías, todos ellos con calificación de grado de inversión. La decisión sobre la selección de bonos se basa en un análisis de fundamentales, métricas de crédito -en especial el endeudamiento de las compañías- y en que ofrezcan una buena combinación de retorno ajustado por riesgo.

Tratan asimismo de obtener el mayor ‘carry’ o retorno obtenido por el diferencial de interés en la inversión entre diferentes divisas. Sobre todo, en estos momentos de bajos tipos de interés. Las posiciones están bien diversificadas para evitar concentraciones importantes, tanto a nivel emisión como emisor, y con una liquidez que sea suficiente para aprovechar las nuevas oportunidades que puedan aparecer en el mercado. Además, siguen muy de cerca el rating medio de la cartera para mantener el nivel de calidad deseado.

La cartera final incluye entre sus mayores posiciones bonos españoles de la emisión 5,9% 30/07/26 (6,56%), franceses 1,85% 25/07/2027 Index (3,52%), españoles 1,95% 30/04/2026 (3,51%), españoles 1,5% 30/04/2027 (3,32%) y portugueses 2,875% 15/10/2025 (3,11%). En el momento actual, la cartera se distribuye casi a la mitad entre bonos soberanos y bonos corporativos. En bonos soberanos, la mayor ponderación corresponde a la periferia, con bonos españoles (15,3% de la cartera) e italianos (14,08%). En lo que respecta a bonos corporativos, la mayor ponderación es en bonos del sector financiero (25,9%)

La evolución histórica por rentabilidad, lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2015, 2016, 2017 y 2019 batiendo al índice de su categoría durante 2018. A tres años, su dato de volatilidad es del 0,92%, si bien se reduce hasta el 0,87% en el último periodo anual. En este último periodo, su ‘sharpe’ es de 2,34 y su ‘tracking error’ respecto al resto de fondos de su categoría es del 0,36%. Aplica una comisión de gestión del 0,20% y de depósito del 0,05%.

La visión del equipo gestor respecto a la renta fija es mixta. Esperan escenarios de volatilidad y momentos de mayor y menor aversión al riesgo, dados los diferentes frentes abiertos a nivel global, tales como la guerra comercial o el Brexit. Por un lado, piensan que el escenario de tipos bajos se va a mantener por más tiempo, lo que, unido a la reactivación del programa de compras de activos por parte del BCE, debería de dar soporte al mercado. En Europa, las expectativas macroeconómicas son de desaceleración del crecimiento y la inflación se encuentra muy por debajo del nivel objetivo del BCE. Estas circunstancias les invitan a ser positivos con el comportamiento de los activos de renta fija.

Sin embargo, dicho lo anterior, el movimiento de tipos de las curvas a la baja a lo largo del año ha sido muy importante y quizá haya más que descontado ese escenario. Por lo tanto, piensan que hay que ser muy rápidos a la hora de posicionarse. En renta fija de Europa central encuentran poco potencial, de ahí su mayor posicionamiento en la periferia, para además conseguir algo más de ‘carry’. Ven más recorrido en que se sigan estrechando las primas de riesgo (España, Italia y Portugal) o en estrategias de valor relativo.

En crédito consideran que hay que ser muy selectivos, ya que, pese al escenario de tipos bajos, muy favorable para la refinanciación de las compañías, estas no dejan de tener un crecimiento pobre y no todo es aceptable en la búsqueda de rentabilidad.

La positiva evolución del plan por rentabilidad en los últimos tres años, respecto a la volatilidad incurrida en el mismo periodo, le hace merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

*Paula Mercado es directora de análisis de VDOS

Gráficos relacionados