Mis Finanzas

Busco piso en la playa: ¿cómo son las hipotecas para una segunda vivienda?

Por lo general, estos préstamos ofrecen una financiación menor y plazos más bajos

La oferta de la banca online resulta más atractiva por precio que la tradicional

Clara Alba

Busco piso en la playa: ¿cómo son las hipotecas para una segunda vivienda?

Comprar un pisito en la playa para el verano y los fines de semana. Cada vez son más los españoles que buscan adquirir una segunda vivienda para escapar de la rutina o, simplemente, para alquilar el inmueble y obtener así cierta renta. Según un reciente estudio de Casaktua, un 18% de los españoles está buscando actualmente una segunda residencia, un 8% más frente al dato de cierre de 2017.

En este entorno, los bancos se vuelven mucho más exigentes con estos clientes. No es para menos. Nadie quiere repetir los errores del pasado y, aunque se tenga suficiente patrimonio, la compra de una segunda vivienda requiere, siempre, un esfuerzo económico considerable. 

La oferta de hipotecas para este tipo de viviendas refleja estos ‘requisitos’ más duros. Por lo general, y con algunas excepciones, las entidades reducen el importe máximo a financiar hasta un máximo del 70% respecto a las hipotecas para la primera vivienda, que suelen rondar el 80%. Los plazos de financiación pueden bajar a los 20 años, frente a los 30 o 40 que se pueden encontrar en las ‘primeras hipotecas’. 

Por ejemplo, Banco Santander financia hasta un 80% del valor de la tasación de la primera vivienda con un plazo máximo de 30 años. Para ese ‘segundo pisito en la playa’, la entidad financia, como máximo, el 70% a 25 años. 

Las condiciones son similares en el resto de entidades. BBVA financia hasta un 80% a 30 años, mientras que rebaja la cifra al 70% para las segundas viviendas. Durante el primer año de su hipoteca variable, el tipo de interés será hasta el 1,99% TIN, y el resto del plazo será desde euríbor más 0,99% hasta más 1,99% dependiendo de los ‘productos extra’ contratados. 

Más diferencia se nota en los préstamos de Bankia, que financia hasta el 80% del importe de la inversión en sus hipotecas a 30 años, cifra que baja al 60% si no es vivienda habitual. 

NO OLVIDES LA OFERTA ONLINE

En este entorno, la banca con un perfil más digital vuelve a destacar con las condiciones de este tipo de préstamos frente a las entidades tradicionales. ING, por ejemplo, bate a sus competidores al ofrecer hasta el 75% de financiación en sus hipotecas a 25 años para la primera vivienda, que compara con el 80% que financia a 40 años en su primera vivienda. Además, la entidad eleva el coste de los préstamos en unos 10 puntos porcentuales, según se desprende de su simulador hipotecario, desde el 1,99% fijo inicial que cobra en el préstamo para la primera vivienda. 

MyInvestor también mantiene el 70% del valor de tasación con el que financia su hipoteca principal para un segundo préstamo. El neobanco de Andbank no cambia el interés del préstamo variable, con un fijo inicial del 1,79% que pasa a euríbor más 0,89% el resto del plazo. Eso sí, el cliente debe contar con unos ingresos mensuales superiores a los 4.000 euros. 

Openbank también mantiene los precios de sus hipotecas en el caso de la segunda residencia. Pero rebaja la financiación máxima del 80% al 70% y el plazo máximo de 30 a 25 años. En el caso de su hipoteca variable, el banco online del Santander ofrece un interés fijo del 1,99% durante un año y de euríbor más 1,09% los siguientes, sin comisiones y con la domiciliación de la nómina como único requisito de vinculación.

Gráficos relacionados