Vivienda

'Yield' inmobiliaria: cómo calcularla para saber a cuánto debes alquilar

La yield inmobiliaria es un indicador de retornos de inversión que se expresa en porcentaje sobre el capital invertido. En función de cuál sea la incógnita a despejar de la ecuación podrá o bien medir la rentabilidad que podemos obtener de un inmueble o averiguar su valoración.

Para calcularla necesitamos el dato del beneficio neto y el valor de venta o el coste de la inversión. Por ejemplo, si en un alquiler tenemos un beneficio neto de 1.500 euros al mes (18.000 euros anuales) que nos costó 300.000 euros (incluidos gastos), significa que obtenemos una rentabilidad del 6%. 

Si, por el contrario, lo que queremos es averiguar cuál es la renta que debemos poner si deseamos obtener un retorno del 5%, habría que calcular ese porcentaje sobre la inversión que sería de 1.250 euros/mes.

Esto significa que, si arrendamos una vivienda en un barrio humilde, el alquiler es más bajo que en un distrito caro, pero el riesgo de impago es más elevado. Esto implica que la yield deberá ser más elevada. En cambio, en zonas con más nivel adquisitivo, la renta será muy superior, pero la rentabilidad menor

De este modo, “cuando se dice que una zona es más rentable que otra, el mensaje puede resultar equívoco, ya que mayor yield y mayor riesgo van de la mano, pues la probabilidad de impago o las dificultades para desahuciar a un inquilino moroso son más elevadas. De hecho, muchos inversores prefieren yields más bajas en inversiones más seguras”, explica Carlos Bravo, director de Proyectos de Alia Tasaciones.

Gráficos relacionados